Cómo resolver discusiones con tus hijos ayudándote de tu Alter Ego

Resolver discusiones con tus hijos

Hoy traigo un ejemplo real de cómo resolver situaciones de tu día a día, en este caso, el de las discusiones con tus hijos.

Hace unos días comprobé, una vez más, lo útil que es el enfoque del Alter Ego para solucionar ciertas situaciones que de otra manera se hacen muy difíciles, casi irresolubles.

Un buen amigo mío, padre separado, llevaba discutiendo cada día con su hijo adolescente (17 años) desde hacía muchos meses. El padre intentaba que su hijo fuera más responsable y le dedicara tiempo a sus estudios, o que se enfocara en su futuro laboral de alguna manera, pero el hijo sólo quería salir con los amigos y no tener ninguna responsabilidad. No hacía nada de lo que le decía, lo cual había generado muchísima tensión y enfrentamiento entre ellos.

En estos últimos días, la situación había llegado a ser tan insostenible que recientemente mi amigo se ha asesorado con un abogado. Le ha preguntado qué derechos y obligaciones tiene legalmente (en España) un padre y un hijo, el uno con el otro. Por lo que me ha comentado el resumen es:

A menos que el hijo demuestre buen rendimiento escolar o aproveche algún curso de formación profesional con resultados comprobables, el padre sólo tiene la obligación de proporcionarle techo y comida: ni facturas de móvil, ni dinero para salidas de fin de semana, ni caprichos de ningún tipo.

El mismo abogado en persona habló con su hijo, y le dijo con suma tranquilidad que si no estaba de acuerdo que no pasaba nada, que tenía derecho a emanciparse de casa y comenzar su nueva vida por sí mismo

El hijo se quedó muy sorprendido, y por primera vez se dio cuenta de que la decisión sobre su vida en cuanto a ser más responsable dependía de él. Si él cumplía con su parte, el padre cumpliría con la suya.

Desde que ha aparecido el abogado, y el padre se ha informado bien de los derechos y obligaciones del hijo, las cosas se han calmado muchísimo. Ahora, cada vez que su hijo se acerca a él para pedirle dinero, ya sea para salir o para pagar la factura del móvil, mi amigo le recuerda tranquilamente las palabras del abogado, qué es lo que tiene que hacer para que el padre cumpla su parte. 

Ya no discute, ya no sale ese padre enfadado con el que respondía antes. Ahora lo hace desde alguien firme y tranquilo, saca «el calmado abogado que hay en él», ese Alter Ego (ese otro Yo) para resolver la situación.

Se acabaron los gritos y las peleas diarias, ya no se altera. Sólo afronta la situación desde otro Yo, desde su Alter Ego más resolutivo y tranquilo.

Ayer, mi amigo me dijo que se siente liberado de la carga mental y emocional que llevaba a cuestas, y que por fin ha encontrado la tranquilidad que buscaba.

¿Te ocurre a ti algo parecido?

Puede que esta historia te recuerde a alguna tuya personal: algunas discusiones frecuentes con alguien, con tu pareja, con tu madre, con tu compañero de trabajo, etc.

Quizás lleves mucho tiempo pensando que es inevitable discutir, o que algunas cosas ya no tienen solución, que estás respondiendo a la situación de la mejor manera. Sin embargo, te aseguro que desde el enfoque de tu Alter Ego siempre existe alguna manera mejor de afrontarla y, gracias a ello, puedes liberarte de la frustración como ha logrado mi amigo en su caso.

Él estaba tratando de resolver el asunto desde un Yo lleno de razones, airado, enfadado, y eso no sólo no resolvía la situación, sino que la empeoraba. 

Desde que utiliza otra parte de él, otro Yo, todo ha cambiado y la convivencia es mil veces mejor.

¿Tienes una situación difícil y se repite cada día?

Pregúntate para qué persona no sería un problema tu situación. Siempre hay alguien que la afronta de una manera mucho más fácil y en un estado emocional mucho mejor que el tuyo. Siempre.

¿Quieres resolver las discusiones con tu pareja, con tu hijo rebelde, o con tu familia, conectando con otra parte de ti para que te ayude a solucionarlas mucho más fácilmente?

Puedes contactar conmigo aquí, y trabajaremos juntos para resolverlas.

También, puedes unirte a nuestro grupo de Facebook, donde conocerás a otras personas que ya están solucionando sus problemas ayudándose de la técnica Good Alter Ego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *